… todo es personal!

Por qué emprendes?

P

A lo largo de mi propia experiencia como emprendedor y del contacto que, sobre todo en los últimos años, he tenido con emprendedores de todo tipo, me he dado cuenta cómo muchos que uno de los miedos que nunca deja de estar presente no sólo en el arranque mismo de un emprendimiento sino a todo lo largo del trayecto, cualquiera que sea el tiempo que éste dure, es el miedo a la falta de dinero.

Primero porque el 99% de los emprendedores inicia con su propio dinero (o el de sus familiares y amigos) y éste obviamente es limitado; segundo, porque existe un 0% de garantía de que vaya a funcionar; y tercero, porque si acaso resulta, existe un 75% de probabilidades de que no dure mucho tiempo (no mas de dos años).

Siendo realistas, los números deberían motivar a cualquiera no a emprender sino más bien a aplicar el sentido común y seguir mejor en su zona de confort; sin embargo, siendo como siempre el sentido común el menos común de los sentidos, lo cierto es que cada vez es más grande el número de personas que deciden embarcarse en una aventura tan accidentada como es la de emprender.

Ideas como éstas son las que con mucha frecuencia generan una pregunta recurrente en los medios masivos, en artículos, en entrevistas y en cuanta charla de emprendimiento ocurre… ¿por qué razón se emprende?.

Lo curioso es que la respuesta más común, según la mayoría de las encuestas y estudios que tocan el tema es, precisamente… el dinero. Se tiene miedo a la falta de dinero… y se emprende, paradójicamente, por dinero.

Estoy obviamente seguro que no soy el único que ha hecho esta reflexión, no ahora que el dólar alcanza casi ya los 20 pesos y menos aun cuando se leen notas como la derivada de un análisis que hace la organización OXFAM, que afirma que tan sólo 62 personas poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial… es decir, que si juntáramos la riqueza de 3,630 millones de personas, esta sería igual a la de esas 62 personas a las que se refiere esta organización.

Dejando de lado la reflexión filosófica o incluso hasta ética de este punto y lo indignante que puede resultar este nivel de desigualdad, tomemos este contexto para preguntar de nuevo… ¿por qué razón se emprende?.

Desde mi propia óptica, yo agruparía en tres bloques a los emprendedores:

1.      Los que emprenden para obtener dinero,

2.      Los que emprenden para obtener independencia, y

3.      Los que emprenden para obtener trascendencia.

Insisto, es mi óptica personal y estoy seguro que muchos me dirán que hay un mil razones más… yo me quedo con estas tres, porque estoy convencido de hecho que en las mezclas que derivan de estas tres razones casi todos los emprendedores pueden caber.

Lo que si, es que aquí el orden de los factores si altera el producto, cuando se emprende sólo por dinero, muy pocas veces se genera valor, cuando se emprende sólo por independencia, pocas veces se genera dinero de verdad y cuando se emprende sólo por trascender, pocas veces se genera riqueza e independencia, si no repasen como sufren infinidad de ONGs para subsistir.

Lo he dicho en otras ocasiones y lo reitero: “si generas riqueza, no necesariamente generarás valor, pero si generas valor, casi con certeza generarás riqueza”.

En fin, les dejo nuevamente un consejo que alguna vez dio Reid Hoffman, fundador de LinkedIn… “No aceptes el mundo tal como lo encuentras, averigua cómo deseas que el mundo sea y luego decide si puedes hacer algo para que así sea”… eso, para mi, es suficiente razón para emprender.

Por José Luis Ayala
… todo es personal!

Nací en Michoacán, me formé en Jalisco y aterricé hace algunos años en Nuevo León… hoy me mueve el pensamiento pragmático, crítico y directo.

Me formé como Abogado, pero nunca ejercí la profesión, me volví un apasionado de la tecnología cuando imaginé su potencial.

Hoy dirigo… INKOO

Contacto